Seguinos

Honduras es el país más peligroso y difícil para vivir para las mujeres Trans

Tinta Verde

Honduras es el país más peligroso y difícil para vivir para las mujeres Trans

Honduras es el país más peligroso y difícil para vivir para las mujeres Trans

Durante la pandemia el gobierno de Honduras no ha considerado la desigualdad estructural que viven las personas LGTBIQ+, no ha previsto las particularidades e interseccionalidades, menos ha garantizado el respeto y el acceso a todos los derechos fundamentales que según los tratados internacionales siguen vigentes. Las vidas de las mujeres trans son las más vulnerabilizadas por el Estado de Honduras y esto parte del hecho de no reconocer su identidad de género.


Según el Observatorio Regional sin Violencia, conformado por 10 países de Latinoamérica, Honduras es el primer país con las cifras más altas en muertes LGTBIQ+, y es reconocido como las mayores muertes de lesbianas en el triángulo norte; esto es preocupante por el alto grado de impunidad, el reconocimiento y la falta de derechos.

La Red Lésbica Cattrachas, en su Observatorio de Muertes Violentas de Personas LGBTTI, registró 364 muertes violentas (desde 2009 a julio 2020). Este año se reconocen 13 muertes que corresponden a 6 gays, 6 trans y una lesbiana.

Seidy Irias, integrante de Cattrachas expresó que “en relación a las personas Trans durante la pandemia la violencia se debe a la falta de derechos como la Ley de Identidad de Género, el cambio de nombre, el derecho de la inclusión en las instituciones educativas, el derecho al trabajo, etc. También como la generación del odio por los fundamentalistas religiosos en los medios de comunicación y no tener un límite en el lenguaje no protegido por estos medios de comunicación generan estos discursos de odio que en muchas partes son avalados y justificados por el Estado”.

La política del odio


La ausencia de políticas públicas y privadas efectivas en contra de la discriminación y el trans-odio obliga a las personas trans a laborar principalmente en el sector informal. La exclusión y la discriminación en el sistema educativo genera un desconocimiento de herramientas y a la hora de la búsqueda de empleo son rechazadas en casi cualquier profesión, atraviesan la exclusión, el acoso, el desempleo, la precariedad.

La transexualidad no es una incapacidad de ninguna clase para el ejercicio de alguna profesión, ya que la experiencia, ni la actividad laboral, ni el nivel de profesión van vinculados al género. Está discriminación termina orillando a muchas mujeres trans a dedicarse al trabajo sexual cómo única fuente de ingresos.

La Asociación Feminista Trans (AFeT) ubicada en San Pedro Sula, fue fundada en 2014 con la intención principal de organizar personas Trans. Aseguran que las mujeres trans durante la pandemia se han visto afectadas por el sistema de salud, la suspensión de garantías constitucionales, las condiciones precarias que han sido agravadas por el Covid, han tenido serios problemas para garantizar la alimentación debido a la falta de ingresos ante la exclusión y/o discriminación que se enfrentan día a día.

Viena Ávila, directora de AFeT relata que “actualmente las personas trans en todo se encuentran doblemente expuestas, primero en la situación de exponerse en las calles, la mayoría son trabajadoras sexuales, trabajan en la noche están expuestas al virus, no tienen medidas de seguridad y/o de bioseguridad, hay suspensión de garantías constitucionales, la situación es más preocupante por los crímenes de odio que se están dando por las noches y esto nos llena de miedo”.

“El tema de salud nos discrimina y es más crítico para las que viven con VIH, se les dificulta obtener sus retrovirales ya que el gobierno no gestiona la continuidad de sus medicamentos, no hay un respeto por la identidad de género en los establecimientos de salud pública, al momento de presentarnos cuando nos queremos hacer pruebas de Covid19 o la atención al presentar síntomas somos discriminadas y violentadas” agregó Ávila.

Ayudándonos unas a otras

Actualmente AFeT busca la manera de recolectar alimentos y suministros de bioseguridad. En los primeros días de julio postearon en su página de Facebook la necesidad de donar alimentos para la población trans, y organizaciones de sociedad civil y personas independientes acudieron ante tal solicitud, haciéndose la primera entrega el 8 de julio.

“Para esa primera entrega se hizo ruido y ya teníamos con el tiempo otras recolectas de alimentos que son para las ciudades San Pedro Sula, San Manuel, Villanueva, Choloma, La Lima son beneficiadas no solo trabajadoras sexuales sino también a la población” explicó la directora de AFeT y agregó que en este mes se han hecho alrededor de 8 donaciones en la zona norte.

Brihana Pineda es una beneficiaria de estas donaciones, ella cuenta su reacción al ser favorecida “estoy agradecida por estas donaciones, soy trabajadora sexual y no he podido trabajar porque he estado cuidando mi salud, no puedo circular porque no tengo vehículo, ni fuentes de dinero, no tengo posibilidades de comprar comida, pagar alquiler, luz, agua, no me esperaba que fuera beneficiaria ya que vivo en El Progreso, estoy contenta por la gestión que hacen las compañeras lo que podría gastar para alimentos ahora puedo pagar otros gastos”.

Para que los proyectos de vida sea una realidad, es urgente que el Gobierno de Honduras adopte medidas que aborde las causas ocultas de la violencia contra las personas trans y aquellas no conforme con su género. Estas medidas deben asegurar, entre otras, que las personas trans tengan acceso sin discriminación a un empleo formal, educación, salud y vivienda. La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) insta a los Estados que fortalezcan su labor de promoción y protección a los derechos humanos de las personas LGTBIQ+.

Vanessa Pacheco.

Tinta Verde

Tinta Verde es un proyecto formativo y divulgativo periodístico enfocado en tratar a profundidad la problemática que viven las mujeres de Honduras, y articular herramientas de comunicación para enfrentar la desinformación y manipulación informativa con sesgos machistas y discriminatorios que existe en el país.

Comentarios

Más en Tinta Verde

Hasta arriba