Seguinos

Los oídos sordos para la anticoncepción de emergencia

Tinta Verde

Los oídos sordos para la anticoncepción de emergencia

Los oídos sordos para la anticoncepción de emergencia

Durante la pandemia del Covid19, según registro del 911, en los primeros tres meses de la cuarentena se interpusieron 137 denuncias por acoso sexual, 113 por tentativa de violación y 112 violaciones a mujeres; también hay un total de 112 denuncias por abuso deshonestos contra niñas y adolescentes, 69 por acoso sexual infantil, 160 violaciones sexuales, 61 denuncias por estupro, cuatro por proxenetismo y dos por pornografía hacia niñas y adolescentes.


Así mismo organizaciones como Acción Joven Honduras, han denunciado la carencia de anticonceptivos en los centros de salud públicos, puesto que el gobierno a dejado en segundo plano los derechos sexuales y reproductivos. A pesar de estas alarmantes cifras y la situación de precariedad por la pandemia y por el paso de los huracanes Eta e Iota en noviembre de 2020 la Secretaría de Salud (SESAL) mantiene su posición de no permitir la venta de métodos de anticoncepción de emergencia en el país.

Las organizaciones que luchan por los derechos de las mujeres saben que la salud sexual y reproductiva y puntualmente el acceso a métodos anticonceptivos regulares y de emergencia es un derecho elemental y primario.

Desde 2016 los esfuerzos de las organizaciones han sido enfocados al Poder Ejecutivo con la campaña “solo necesitamos una firma” que le solicitaba a la Ministra de Salud que revocara el Acuerdo Ministerial 2744 que es el que prohíbe la venta y promoción de pastillas anticonceptivas de emergencia.

Coincidentemente en 2016 también se empezó el proceso de creación de un Protocolo de Atención Integral para Victimas/ Sobrevivientes de Violencia Sexual.


En el 2017, se entregó terminado el Protocolo, sin embargo, aún sigue sin ser aprobado, por que dentro de sus necesidades elementales es contar con pastillas anticonceptivas de emergencia cómo uno de los servicios a las víctimas sobrevivientes de violencia sexual. Y al estar prohibido en el país el gobierno prefirió engavetar este protocolo de atención tan necesario en Honduras que cuenta con uno de los índices de violaciones más altos del mundo.

Un debate que ya pasó la década
Se crearon además campañas como Hablemos lo que es PAE, lanzada en el 2019, con el objetivo de que la opinión pública y las autoridades de gobierno entiendan la importancia de este anticonceptivo.

El 29 de agosto del 2019, también se hizo una moción exhortativa para levantar la prohibición de la PAE, algunos comentarios se hicieron conocer de parte de los congresistas en contra de la pastilla por considerarla que atenta contra la vida.

“La violencia sexual contra la mujer se ha incrementado en Honduras en un 288 por ciento, según la organización Médicos Sin Fronteras, por lo tanto están las víctimas de violación de delitos sexuales que podrían usar la PAE para evitar un embarazo”, expresó el diputado y doctor Noé Villafranca.

De igual forma, en moción legislativa se destacó que “el tratamiento clínico de atención a las víctimas en el Hospital Escuela Universitario (HEU) es incompleto, no solo clínico sino que también psicológico, es por eso que hemos visto la necesidad de que el CN exhorte a la SESAL y a la ministra Alba Consuelo Flores para que derogue el acuerdo ministerial para que se pueda incluir la PAE en la atención de los delitos sexuales en el marco legal sanitario para su distribución gratuita en el país”, firmado por los diputados Villafranca y Fabricio Sandoval

Algunos, diputados conservadores argumentan falsamente que “la PAE sería un error para nuestro país, porque si nuestras madres hubieran tomado PAE nosotros no estuviéramos aquí”, sostuvo el vicepresidente del CN, Antonio Rivera.

Por su parte, el diputado Mauricio Villeda, explicó de forma errónea, desacreditando los estudios médicos de organizaciones internacionales, “la PAE tiene tres efectos y uno de ellos es abortivo porque tienen una acción que impide la inhibición del ovulo en el útero y la constitución protege la vida”.

El diputado, Jari Dixon, le ha respondido al diputado Villeda, “hemos tenido muchas conversaciones con organizaciones de Salud, que la PAE no es abortiva, entonces porque no se permite en el país, ya que en otros países si es legal porque no es abortiva, entonces no debemos envolvernos en ese conflicto religioso cristiano, estoy a favor de la vida, pero esto de la PAE ya está comprobado científicamente que no es abortiva”.

La parlamentaria compañera de bancada del Partido Liberal del diputado Villeda y doctora, Edinora Brooks, ha destacado que “no hay que confundir, la pastilla lo que hace es que el ovulo no se fecunde, y otra impide que el ovulo fecundado anide, esos son los dos tipos que existen, pero Médicos sin fronteras nos manifiesta las dificultades en atender las víctimas de violencia sexual, porque no tienen autorizado darle a las mujeres las pastillas anticonceptivas y en la atención psicológica se complica porque la mujer va a ver a su hijo como un recordatorio permanente altamente traumático”.

La acción de la PAE es que el moco cervical de la mujer se espese para que los espermatozoides no fecunden el ovulo, por eso debe tomarse antes de las 72 horas de una relación sexual no protegida, esta píldora es un anticonceptivo de emergencia, por lo tanto, no causa un aborto.

Historia de la prohibición
En 1999 la PAE fue aprobada en el gobierno de Carlos Flores como parte de los servicios de salud y se permitió su venta sin restricción a nivel nacional.

Los primeros intentos de restringir la PAE fueron en abril de 2009, cuando el Congreso Nacional (CN), aprobó el decreto 54-2009 que penalizó la compra, venta y distribución de la PAE, por considerarla abortiva.

Sin embargo, el decreto fue vetado por el presidente Manuel Zelaya que consideró que se atentaba contra los derechos reproductivos de las mujeres. La penalización no fue efectuada, pero meses después en junio se dio un golpe de Estado avalado por grupos religiosos y conservadores.

Como consecuencia en octubre de 2009, la Secretaria de Salud (SESAL), aprobó el acuerdo no. 2744, que estableció, “prohibir la promoción, el uso, venta y compra relacionada con la PAE, así como la distribución pagada o gratuita y comercialización de fármacos de anticoncepción de emergencias, en farmacias, droguerías o cualquier otro medio de adquisición”.

Por consiguiente en noviembre del 2011, en el gobierno de Porfirio Lobo, ratificó en nombre del Estado de Honduras su posición en contra de la PAE, manteniendo la restricción de este derecho sexual y reproductivo.

De igual forma, el 14 de febrero la Corte Suprema de Justicia (CSJ), se pronunció en contra de la solicitud de declarar inconstitucional el decreto 54-2009, “por considerar que prohibir la venta y uso de la PAE, no violentaban los derechos de las mujeres”.

Por su parte el gobierno de Juan Orlando Hernández, en el 2014, mantuvo la posición contra la PAE, incluso cuando el diputado nacionalista, Antonio Leiva, presentó una moción para que se suspendiera la prohibición de la PAE.

Texto y Fotos: Gissel Grandez.

Tinta Verde

Tinta Verde es un proyecto formativo y divulgativo periodístico enfocado en tratar a profundidad la problemática que viven las mujeres de Honduras, y articular herramientas de comunicación para enfrentar la desinformación y manipulación informativa con sesgos machistas y discriminatorios que existe en el país.

Comentarios

Más en Tinta Verde

Hasta arriba