Seguinos

Las muñecas de la mafia de Crédito Solidario prestaron sus nombres para sustraer dinero

Honduras

Las muñecas de la mafia de Crédito Solidario prestaron sus nombres para sustraer dinero

La sustracción de dinero del programa Crédito Solidario no podría ser exitosa si no hubiera participado un grupo de mujeres que a la postre convirtieron esta trama corrupta en una versión a la hondureña del culebrón colombiano Las muñecas de la mafia, aunque esta última dejaba en evidencia cómo varias chicas coquetearon con la delincuencia organizada.


En tanto, las parientes de los empleados de tercera y cuarta categoría ayudaron a movilizar dinero que jamás fue devuelto y cuyo paradero, al cierre de esta investigación, sigue sin esclarecerse.

Los documentos que obtuvieron Radio Globo y ConfidencialHN en la dependencia estatal que dirige Gunther Laínez, apuntan que las mujeres, en su mayoría cónyuges, amantes, madres, primas y hermanas fueron utilizadas como supuestas beneficiarias de créditos que tenían finalidad el fortalecimiento de pequeños negocios y el emprendedurismo para sacarlas de la pobreza, pero eso jamás ocurrió.

La documentación que sigue surgiendo desde Crédito Solidario, adscrita a Senprende, es similar a las otras entregas elaboradas por los equipos de investigación de ambos medios, en el sentido que se repiten los mismos patrones con el que se obtuvieron préstamos que no cumplían los requisitos de elegibilidad, tales como domicilio físico, garantías prendarias y fiduciarias, lo que evidencia que hubo contubernio desde la dirección, pasando por los mandos intermedios y finalizando en los bajos, pues hubo una conspiración para apropiarse del dinero público y donaciones de organismos internacionales.

En los papeles que tienen en su manos ambos medios apuntan que los analistas de crédito pasaron por alto los perfiles requeridos por el programa estatal, por lo que se desvió el dinero hacia cuentas particulares; la mora se incrementó en, al menos un 80 por ciento, ya que la mayoría de los datos precisan que no fue cancelado en su totalidad.


Se reafirma que los digitadores aplicaban una dirección genérica para simular transparencia, pero al momento que los supervisores iban a constatar la existencia de los negocios nunca podían encontrarlo. Solo se refiere la colonia Rivas, situada a inmediaciones del aeropuerto Toncontín, cuya casa que está en las cercanías de una farmacia y tienda de motocicletas.

En un ejemplo de cómo se buscó engañar a los auditores se puede constatar en el préstamo 0012347936, asignado al grupo Muñecas Trabajadoras, a quien se le prestó 10 mil lempiras, pero nunca se pudo determinar su domicilio; su dirección física Col. Rivas, calle principal, bloque 21, entre Farmacia Simán y Moto Mundo, costado norte al par de Chico Lara (sic.). 

Otro caso que evidencia la fuga de capitales, es el préstamo 201-470-80386481, entregado a un cliente fantasma, con domicilio ficticio, gestionado y supervisado por Olman Andino y Donald Castellanos, con un monto autorizado de 90 mil lempiras, quedó con una mora de 60 mil 827 lempiras y que jamás se pudo dar con la dirección aportada por el cliente, de quien se desconoce su nombre.

Se suponía que ese dinero era para el funcionamiento de pulpería, pero nunca entró en operación, no hay evidencias documentales que precisen si requirió de asesoría técnica por empleados de Senprende, qué requisitos cumplió o no el beneficiario, en qué zona debía operar, los papeles a presentar como miembro de las pymes y los plazos fijados para honrar la deuda.

En estos, y muchos casos demostrativos de corrupción y lavado de dinero, se confirma que una parte del sistema cooperativo y la banca pública, en este caso Banadesa, fueron utilizadas como intermediarias para beneficiar a unos cuantos, aunque no se ha determinado con precisión cuál es el paradero de estos recursos.

GUNTHER LAÍNEZ CHANTAJEA A EMPLEADOS. Estas revelaciones han desatado la ira de Laínez, quien está amenazando a los empleados de Crédito Solidario con enviarlos a audiencias de descargo si no revelan el nombre de los informantes que, según él, han proporcionado muchos datos a los equipos de investigación de Radio Globo y ConfidencialHN y que su cabeza podría rodar por órdenes directas de Juan Orlando Hernández.

El principal temor del jefe de esa oficina es que está en la mira de la Unidad Fiscal Especializada en Redes de Corrupción (Uferco), en el sentido que los fiscales ya emprendieron sendas líneas de investigación que podrían terminar en una inminente persecución penal en su contra; también abarcaría a otros exempleados que cuentan con demasiada información que colocaría en la cárcel al también subsecretario de Desarrollo Económico.

De hecho, cabe recordar que Donald Alexis Castellanos González, Wilmer Loel Ramírez Palma y Jhonny Josué Pineda García fueron los principales operadores en esta trama y utilizaron a Elisa Erminia González y Carla Jacqueline Flores Sierra como las supuestas titulares de los préstamos.

Los sindicados fueron despedidos por sus superiores a fin de evitar más escándalos, mientras que otros renunciaron por temor a ser descubiertos en las auditorías que ya fueron ordenadas por el director de Senprende Luis Colindres, quien en su momento emplazó a Laínez para que respondiera por las irregularidades que existen en Crédito Solidario.

Se pudieron recopilar datos que sostienen que tanto Castellanos González y Pineda García fueron requeridos hace varias semanas por funcionarios de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), quienes pretendieron chantajearlos en caso que si no devolvían los expedientes, serían arrestados.

Lo que no contaban los agentes es que ambos amenazaron con hacer públicos los documentos, por lo que optaron por marcharse y desestimar cualquier acto coercitivo a futuro.

También se supo que hubo reuniones de los gerentes de esta entidad para tapar estos escándalos y buscar una solución a los expedientes que debieron ser creados como respaldo del dinero que se entregó sin los mínimos controles.

Esos movimientos atípicos de capital hicieron levantar las sospechas en los auditores sobre la forma cómo se movilizaron los recursos a aquellos que tenían conflictos de intereses o, en el peor de los casos, que fueran usados para ser blanqueados y borrar cualquier huella que comprometiera el fin último de Senprende que es beneficiar a la micro, pequeña y mediana empresa.

LAS BICITAMALES «NO SIRVEN PARA NADA». Radio Globo y ConfidencialHN tienen en su poder una enérgica queja firmada por Doris Noemí Zerón Osorto, una de las beneficiarias de Credibici, quien mandó a decir a los oficiales de cobros de Crédito Solidario que no va a pagar por un producto que no le ha servido para nada.

En la carta, la afectada denunció que «el lunes 16 de abril se quebró el tubo que había sido soldado, quedó zafado junto con la llanta… Por lo tanto la Bici Tamales no sirve para nada. Ya no voy a hablar con Envirofit (empresa fabricante del cuestionado producto) ni con Fundeimh, quienes hicieron que este proyecto se hiciera realidad, pero ahora solo me dicen que yo sabía del mantenimiento por un año ya se venció y que me tocará seguir pagando».

«Yo les contesto que no voy a seguir pagando algo que no lo tengo en uso porque no me sirve», sostuvo la afectada.

Asimismo, añadió en su misiva que «si me hubieran dicho que la duración era por un año, se lo aseguro que no hubiera aceptado la Bici Tamales, hay una gran diferencia que hay mantenimiento por un año, a que la vida útil era de un año», por lo que terminó pidiendo que se le dé otra o que se le devuelva el dinero que ha aportado de sus ahorros.

«Aunque haya hecho un acuerdo con la (cooperativa) Chorotega, eso no les garantiza a ustedes que yo pagaré algo que no sirve», sentencia Zerón Osorto.

En su momento Radio Globo y ConfidencialHN lograron ubicar a otra dama que pidió no ser identificada por temor a ser acosada por los ejecutivos de Crédito Solidario, ya que aún debe una fuerte suma de dinero por la bicicleta convertida en carrito que apenas le duró cuatro meses, porque la estructura metálica se pudrió.

«Ahora se burlan de mí -dijo a uno de los periodistas que la abordó- porque saqué un préstamo con Crédito Solidario para mi propio negocio y resulta que la bicicleta me duró cuatro meses. Me están cobrando lo debo y no tengo cómo hacerle frente a esa deuda por lo que volví a vender tamales».

De hecho, la perjudicada decidió guardar el aparato modificado dentro de la modesta casa que reside porque ya no tiene ninguna función y ahora pasa en una en una de las calles de la populosa colonia vendiendo los nacatamales. «Y lo peor es que esta desgracia me ocurrió en plena pandemia. No he podido hacer lo suficiente para pagar el agua, la luz y comida», lamentó la señora.

Políticamente incorrectos Libertad Digital nace para denunciar los abusos, la corrupción y atropellos de los gobiernos de turno en Honduras y América Latina.

Comentarios

Más en Honduras

Hasta arriba