Seguinos

LA TRAICIÓN DE ZELAYA

Tiempo estimado de lectura 2 minutes

Editoriales

LA TRAICIÓN DE ZELAYA

“La gente que se culipandeó, que traicionó, se pandeó en lo parejo, no tiene por qué tener cabida” -Elvin Santos

Así es, Manuel Zelaya es un traidor, traicionó a la oligarquía de la cual era parte, a los grupos de poder que pensaron controlar su gobierno, renunció a los lujos y la comodidad de pasar a la historia como un presidente más que ha pisado Casa Presidencial sin pena ni gloria.

Habrá que sumar que el ex presidente Manuel Zelaya fue echado de los círculos sociales y políticos cuando decidió ponerse al lado de los más necesitados, cuando con sus políticas beneficiaba a bastos sectores pero afectaba intereses mezquinos de una clase política burguesa que no cede en sus privilegios ni un milímetro. Zelaya nunca se doblegó a los intereses imperialistas ni de la embajada gringa.

Esa fue una puñalada que la sintieron llegar hasta los huesos, traición que dejó al descubierto las decadencias del sistema, la corrupción imperante, los negocios leoninos con el Estado de unas familias que se creen dueñas de Honduras.

El dolor de la traición fue tal que no pestañaron en cerrar filas contra el traidor a su propia clase, dirigieron toda su maquinaria mediática, jurídica y política, unieron todos sus esfuerzos para eliminarlo, fueron capaces de alzar las armas contra la vida democrática del país al dar un golpe de Estado, con lo cual pensaron que cerraban la carrera política de Zelaya.

Sin embargo no fue así, el traidor volvió más fuerte y resuelto a darles la batalla en sus propias trincheras. Hoy siete años después un vocero de la oligarquía llama las cosas por su nombre: “(Zelaya) se culipandeó, traicionó, se pandeó en lo parejo, no tiene por qué tener cabida”, así es. Los grupos de poder jamás perdonarán tal traición que hirió al bipartidismo y lo condenó a la muerte.

Felipe Alvarez

Comentarios

Más en Editoriales

To Top