Seguinos

Chávez: «Por ahora no hemos logrado los objetivos» 4 de Febrero de 1992.

Editoriales

Chávez: «Por ahora no hemos logrado los objetivos» 4 de Febrero de 1992.

Chávez: «Por ahora no hemos logrado los objetivos» 4 de Febrero de 1992.

Comandante Chávez, De derrotado militarmente, encarcelado, a presidente.


Hay fechas en las que todo el caudal de la historia se revela y marca el rumbo nuevo de los pueblos; hay fechas que signan y despejan, que se convierten en compromiso y señalamiento de un destino que tiene que acontecer para calibrar el pasado y ver con más claridad el horizonte libertario, así fue el glorioso 4 de febrero de 1992”.

La madrugada del 4 de febrero de 1992, el país se levantó en medio de una rebelión de militares, quienes en su intento por dar un frenazo al colapso en el que las clases dominantes habían sumergido al país, revivieron la esperanza maltratada de un pueblo.

Los uniformados junto al Teniente Coronel Hugo Chávez se identificaron como el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200), movimiento político fundado a lo interno de las Fuerzas Armadas en 1983, bajo el pensamiento de Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora.

Frustrado el intento de toma de la ciudad Capital, Caracas, los insurgentes se rindieron, luego que las guarniciones del interior del país fueran recuperadas por las fuerzas leales al Gobierno de entonces.


Chávez y los oficiales rebeldes fueron arrestados y privados de su libertad por fuerzas de seguridad. La histórica alocución del Comandante insurrecto fue transmitida ante los medios de comunicación, en donde el pueblo venezolano se maravilló de ver a un joven y desconocido militar asumir la responsabilidad del alzamiento, quien en forma firme y decidida ordenaba a los insurgentes que aún luchaban en Aragua y Valencia que se rindieran, para evitar mayor derramamiento de sangre, a la vez que pedía a sus partidarios deponer las armas.

Allí surgió una de las más celebres frases del Comandante “Por ahora los objetivos no han sido alcanzados”, que se convirtió en la esperanza de un pueblo. Un pueblo que hizo luego célebre, la espontánea consigna popular que se expandió por todo el país: “¡Viva Chávez, carajo!“.

Libertad Digital

Comentarios

Más en Editoriales

Hasta arriba