Seguinos

Albert Einstein: ¿Por qué el Socialismo?  

Cultura

Albert Einstein: ¿Por qué el Socialismo?  

¿Por qué el Socialismo?  Así se llama el controversial ensayo que, en el año 1949 daría de que hablar en el mundo entero. Ya que fue escrito por uno de los físicos más destacados del siglo XX, Albert Einstein, quien a instancias de su amigo Otto Nathan –economista de la universidad de Princeton- escribió el ensayo.

La obra fue publicada por la revista socialista Monthly Review en mayo del año 1949, en el primer número de la revista. Y, a pesar de que ha pasado ya más de medio siglo de su publicación es necesario repasarlo y estudiarlo, sobre todo por las profundas crisis económicas del capitalismo y la próxima y no muy lejana caída de la hegemonía de los Estados Unidos en el mundo. Así como, el surgimiento de nuevas relaciones económicas y sociales en el planeta.

En este escrito el Sr. Einstein expresa su preocupación por “una oligarquía de capital privada cuyo enorme poder no puede ser controlado de manera eficaz siquiera por una sociedad política organizada de forma democrática”.

En el mismo ensayo Einstein afirmaba lo siguiente: “la anarquía económica de la sociedad capitalista tal como existe hoy es, en mi opinión, la verdadera fuente del mal”.

Aunque Einstein no hace mención de Marx en ningún momento, pero es notable la influencia del segundo en muchas ideas y conceptos escritos en la obra para componer esta acertada critica al sistema capitalista y defender el modo de producción socialista, que transforme la conciencia social de los individuos y garantice la supervivencia del ser humano en la Tierra.

El científico alemán se pregunta sobre la causa del padecimiento doloroso de la sociedad y si hay alguna salida. Infiere en que el ser humano es a su vez un ser solitario y social, que busca satisfacer sus deseos personales e intenta al mismo tiempo ganar reconocimiento. Atribuye esta característica en parte a lo hereditario, pero también a una condición determinada por el ambiente social y cultural.

Por lo tanto, la dependencia del individuo a la sociedad no puede ser suprimido, opina, pero agrega que el ser humano puede influir en su vida y jugar un papel en el proceso de pensamiento consciente y de los deseos.

Einstein rechaza la apropiación privada del trabajo colectivo, en conformidad con la ley, así como la propiedad privada de los medios de producción, el desempleo generado por el sistema, la competencia ilimitada y el aprovechamiento capitalista de la tecnología.

«El progreso tecnológico produce con frecuencia más desempleo en vez de facilitar la carga del trabajo para todos», denuncia.

También rebate las desigualdades en las relaciones sociales de producción y que el salario sea determinado por el valor del producto y no por el esfuerzo del trabajo humano. De igual manera se opone al control de la oligarquía del capital privado sobre la sociedad organizada y sus instituciones, incluso democráticas.

Por lo que su propuesta gira alrededor de una sociedad socialista, con una economía planificada ajustada a las necesidades de la comunidad y un sistema educativo que acompañe esas metas.

«Nuestro sistema educativo entero sufre de este mal. Se inculca una actitud competitiva exagerada al estudiante, que es entrenado para adorar el éxito codicioso como preparación para su carrera futura», expresa.

Einstein también previó problemas en el socialismo como el burocratismo, que puede ocasionar un centralismo arrogante y egoísta. «La realización del socialismo requiere solucionar algunos problemas sociopolíticos extremadamente difíciles: ¿cómo es posible, con una centralización de gran envergadura del poder político y económico, evitar que la burocracia llegue a ser todopoderosa y arrogante? ¿Cómo pueden estar protegidos los derechos del individuo y cómo asegurar un contrapeso democrático al poder de la burocracia?», asevera en su escrito.

¿Por qué socialismo? de A. Einstein es, sin duda, un artículo que puede contribuir al debate y práctica actual de la transformación del sistema capitalista.

Libertad Digital nace en la primera gran oleada de digitalización del siglo XXI. Consciente de nuestro tiempo, dejamos por sentado que un periódico digital en una época tan inestable en nuestra querida Honduras, no podía ser sino políticamente vanguardista y progresista.

Comentarios

Más en Cultura

To Top